viernes, marzo 03, 2006

Somos tan diferentes



Si la publicidad es el reflejo de la sociedad, que pena me da Japón y si la publicidad es el referente a seguir por una sociedad que prohíban algunos anuncios.

La campaña de las galletas japonesas Pocky (diferencia entre Pocky y Mikados) puede parecer graciosa. Es cierto, nos hace mucha gracia ver a los japonesitos bailando al son de una música que normalmente es más absurda que el anuncio. En este caso el mensaje sigue siendo absurdo, ANATA MO, WANASHIMO POCKY (tu también yo también Pocky), ¿pero y la música? Ya se ha convertido en toda una revolución entre los adolescentes japoneses.

Aunque quizás el mensaje sea: gracias a Pocky conseguirás superar las situaciones más complicadas, más adversas, Pocky une el bien y el mal, lo bello y lo horrendo, NO HAY QUIEN SE RESISTA A POCKY.

3 Comments:

Blogger Toni Cortés said...

Con este anuncio queda demostrado que los japoneses no tienen sentido del ridículo. Y sino que se lo digan a Humor Amarillo

viernes, marzo 03, 2006 6:36:00 p. m.  
Blogger Alex Carcelén said...

Humor amarillo, qué grande.
No sólo en Japón, la publicidad no pasa por su mejor momento, en cuanto a creatividad, en otros muchos sitios. La mayoría va a lo seguro, a los lugares comunes (como ese anuncio). Y lo triste es que esos anuncios tan pobres triunfan como los pecos.
alex
joflipe.blogspot.com

viernes, marzo 03, 2006 7:16:00 p. m.  
Anonymous mmaammmaa said...

solo los japoneses son capaces de hacerse una fotocopia del culo para comer chocolate

domingo, marzo 05, 2006 9:38:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.